Un cortometraje muy especial rodado en el paisaje árido del Desierto de Tabernas, unas localizaciones buscadas con esmero para recrear esta impactante historia dirigida por Juan Francisco Viruega.